Lecciones de mercadeo que nos dejó la pandemia: Las adoptamos o nos quedamos atrás

Cuando llegó el Covid 19, a todos los seres vivientes de este planeta nos cambió la vida. Cambiaron nuestros hábitos, la forma en que nos relacionamos, lo que consumimos y cómo lo consumimos, en definitiva, tuvimos que buscar nuevas formas de adaptación.

Particularmente, la industria de bebidas alcohólicas fue un protagonista en estos cambios, puesto que para nadie es un secreto que muchas personas buscaron en ellas un refugio para escapar del tedio del confinamiento o una razón para compartir con los que tenían más cerca. Si tuviéramos la certeza de que la gran mayoría de esas personas lo hicieron con moderación, autocuidado y legalidad, es decir, que consumieron de manera responsable, podríamos afirmar que fue el comienzo de una era dorada para la industria. Desde Asovinos hemos trabajado arduamente en esta materia para lograr este cometido.

Ahora bien, al cambiar los hábitos de consumo y los gustos en las personas, nuestras estrategias de mercadeo y publicidad también tuvieron que reinventarse. Sin lugar a duda, uno de los principales cambios fue el aceleramiento desmedido del comercio digital. No ha habido otro momento en la historia donde más e-commerce, catálogos digitales o redes sociales utilizadas como canales de venta, hayan existido.

Todos los presupuestos se remitieron a lo digital, incluso, en la vía pública se frenó la inversión, porque no había gente en la calle que pudiera ver vallas publicitarias. En reemplazo de esto, también la publicidad volvió a dirigir la mirada a la radio por su inmediatez y por tener esa profundidad en la información que no la dan otros medios. Así, para bien o para mal, los negocios que no reaccionaron ante esta nueva realidad se quedaron atrás.

Por otra parte, las personas estando en casa confinadas, empezaron a consumir bebidas alcohólicas de manera muy distinta a como lo hacían en otros tiempos en un bar o en cualquier otro lugar, pensaron en consentir un poco más el paladar con licores más seleccionados en aras del cuidado de la salud, pero también por descubrir nuevas experiencias. Gracias a esto, el sector vitivinícola tuvo un crecimiento importante en el País, ya que los consumidores vieron cómo el vino funcionaba como acompañante de la comida y hacía de cualquier momento del día uno especial.

Frente a este cuidado de la salud que menciono, también ocurrió otro hito, y es que las marcas entendieron que no podían seguir mostrando solo los atributos de sus productos, sino que debían volcarse a otros temas como brindar confianza en la venta de dicho producto. De esta manera, bajó la agresividad de las marcas y cambiaron los mensajes comerciales, se hicieron más emocionales y empáticos. La comunicación se dirigió a la bioseguridad, y de manera muy especial, al apoyo y la solidaridad.

En conclusión, puedo decir que las marcas y los comercializadores no somos nada sin los consumidores y lo que vivan estos consumidores, dictan lo que va a pasar en los mercados. Soy consciente de que en la medida que haya apertura económica y que todo regrese a una relativa normalidad, se van a revertir un poco estas estrategias de mercadeo y publicidad. No obstante, tenemos personas más conocedoras de lo digital y con seguridad todo va a seguir evolucionando en esa línea, porque esta era de virtualidad llegó para quedarse.

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English EN Spanish ES