Consumo responsable es: Moderación, autocuidado con asistencia a espacios seguros y legalidad

Asovinos, como agremiación que vela por los intereses de productores, importadores, distribuidores y comercializadores de vino en Colombia, ha decidido extender uno de sus pilares más importantes que es el consumo responsable, a un concepto mucho más amplio e integral.

El consumo responsable ha sido concebido simplemente como una cuestión de limitarnos en la cantidad de bebidas alcohólicas que ingerimos o de no hacerlo en determinados casos. No obstante, una de las cosas buenas que nos ha dejado la pandemia ocasionada por el Covid 19, fue precisamente entender que estábamos equivocados y que el consumo responsable también implica, autocuidado con asistencia a espacios seguros y legalidad, temas que habíamos dejado en las manos de otros.

Desde nuestra óptica, la moderación debe ser un estilo de buen vivir, que nos lleve a realizar todas las actividades cotidianas de una manera consciente, en el caso del consumo de bebidas alcohólicas a hacerlo con el pleno respeto por la vida y la salud que son sagradas. Y ¿por qué no ser moderados también con las palabras? Este principio lo adoptamos cuando acogimos esa visión más amplia del consumo responsable, dado que sabemos que, en la vida familiar y social, muchos momentos de esparcimiento terminan ensombrecidos por el exceso de agresividad en el diálogo, cuando imponemos nuestras opiniones y no aceptamos la diferencia del otro.

Con nuestro segundo pilar que es el autocuidado, exhortamos a los consumidores a visitar espacios seguros, donde se cumplan todas las medidas de bioseguridad. Esto aplica para restaurantes, bares, gastrobares, discotecas y hoteles. Ahora bien, el autocuidado también implica asumir un compromiso más personal, como no salir de casa si tenemos sintomatología o sospechas de enfermedades que puedan ser contagiosas, a usar los elementos de bioseguridad como tapabocas y gel antibacterial y a respetar las normas de bioseguridad que se aplican en los establecimientos que visitemos.

Finalmente, nuestro tercer pilar para hablar de consumo responsable es la legalidad, un tema que hemos delegado a las entidades gubernamentales y a la Policía Nacional. En nuestra industria, uno de los principales problemas de ilegalidad es el contrabando y la producción de licor adulterado. Por lo anterior, evitemos el consumo de bebidas alcohólicas que tengan dudosa procedencia, que no cuenten con los sellos oficiales y las demás características que debe tener una botella legal; visitemos sitios seguros y certificados y denunciemos para evitar que estas redes de ilegalidad sigan creciendo. La moderación, el autocuidado con asistencia a espacios seguros y la legalidad son la única garantía de que las bebidas alcohólicas no sigan siendo satanizadas, sino que, por el contrario, sean un motor de desarrollo y progreso para el País, mientras que para las personas sean facilitadoras de espacios de relación social, placer y bienestar.

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English EN Spanish ES