Vinos fortificados: ¿Por qué no pertenecen a un mercado lucrativo pese a sus cualidades?

  • Entre los vinos fortificados más famosos y con mayor historia se encuentran los vinos Oporto, Madeira, Jerez y Marsala.
  • Entender el costo, versus el beneficio de un vino generoso, es quizás la clave para sensibilizar a un consumidor que aún no es consciente del proceso que hay detrás de cada botella que se sirve.

Los vinos generosos o fortificados son vinos cuyo proceso de fermentación es interrumpido con adición de aguardiente de vino, es decir, de brandy, u otro espirituoso, para que las levaduras no se consuman el azúcar de las uvas. Es así como se sube el alcohol del vino y queda un vino fortificado que generalmente es dulce y de contenido alcohólico alto, (comúnmente hasta del 20% Vol.).

Paradójicamente, estos vinos no pertenecen a un mercado muy lucrativo, pese a que tienen unas cualidades excepcionales. Esta situación tiene que ver con el hecho de que su producción es muy limitada, salen muy pocas botellas, y esto los hace ser vinos de un costo más alto, aunque no inalcanzable.

Como ya lo explicaba, el proceso de elaboración es distinto al de un vino convencional o vino de mesa que son los que se producen en mayor volumen. Sus procesos se realizan bajo una estricta vigilancia en la selección de las uvas, en las variaciones de pH, las levaduras, la densidad del líquido y las cantidades de oxígeno presentes. De entrada, esto ya lo hace ser un vino bastante privilegiado por la cantidad de mano de obra que necesita y ello se relaciona en el valor con que se oferta en el mercado.

Cabe destacar que otra de las cualidades de los vinos generosos es que armonizan con casi todo, son muy versátiles para el maridaje, además tienen una mayor estabilidad, puesto que una vez abierta la botella, el vino puede durar varios meses sin perder sus propiedades al gusto.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la pregunta es: ¿Por qué no contarle esto a un consumidor promedio de vino para que se acerque a este caldo y conozca sus innumerables bondades sin que piense que puede tomarse un vino convencional con un costo menor? Pienso que es tiempo de empezar a comercializar este tipo de vino desde sus atributos y desde la experiencia única que puede ofrecer a quien lo consuma.

La tarea de educar y transformar el imaginario es de nosotros quienes estamos en la industria, propiciando estrategias de mercadeo y publicidad específicamente para los vinos fortificados, un sector de la industria vitivinícola relegado al Viejo Mundo y que en Colombia aún sigue siendo desconocido.

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English EN Spanish ES